Rumores e incertidumbre están operando sobre los activos argentinos. El Banco Central y Economía no dan señales. Analistas afirman que es momento de cautela.